Harold Borko y la Ciencia de la Información

CONTRIBUCIÓN CORTA

 

Harold Borko y la Ciencia de la Información


Harold Borko
and information science

 

Harold Borko e a Ciência da Informação

 

 

Radamés Linares Columbié

Departamento de Ciencias de la Información. Universidad de La Habana. La Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

Se examina la significación del artículo "Information Science: what is it"? (Qué es la Ciencia de la Información?), elaborado por Harold Borko, considerado como uno de los textos fundacionales de la Ciencia de la Información. Como perspectiva nos adentramos en las coordenadas políticas, sociales, científicas y profesionales en las que se sitúan el nacimiento de la Ciencia de la Información y los discursos iniciales del recién creado campo, para lo cual se examinaron determinadas variables que incidieron en ese proceso. El análisis se efectuó mediante una investigación bibliográfica. Se identifican las características y propósitos del texto examinado en sus coordenadas espacio-temporales, así como sus limitaciones más significativas y su vigencia en el campo informacional. Se incluyen las referencias bibliográficas que sustentan el análisis realizado.

Palabras clave: Ciencias de la Información; Historia; Harold Borko.


ABSTRACT

An analysis was performed of the significance of Harold Borko's paper Information Science: what is it?, which is considered to be a groundbreaking text in the field of information science. A detailed analysis was made of the political, social, scientific and professional context giving rise to the emergence of information science, as well as the initial postulates of this area of knowledge, based on examination of a number of variables influencing this process. The analysis was based on bibliographic research. Identification was made of the characteristics and purposes of the text in its temporal and spatial context, as well as its main limitations and its present currency in the field of information. A list is provided of the bibliographic references supporting the analysis.

Key words: information sciences; history; Harold Borko.


RESUMO

Examina-se a significação do artigo "Information Science: what is it"? (Que é a Ciência da Informação?), elaborado por Harold Borko, considerado como um dos textos fundacionales da Ciência da Informação. Como perspetiva nos mergulhamos nas coordenadas políticas, sociais, científicas e profissionais nas que se situam o nascimento da Ciência da Informação e os discursos iniciais do recém criado campo, para o qual se examinaram determinadas variáveis que incidiram nesse processo. A análise efetuou-se mediante uma investigação bibliográfica. Identificam-se as características e propósitos do texto examinado nas suas coordenadas espaço-temporais, bem como as suas limitações mais significativas e a sua vigência no campo informacional. Incluem-se as referências bibliográficas que sustentam a análise realizada.

Palavras-chave: Ciências da Informação; História; Harold Borko.


 

 

INTRODUCCIÓN

Los campos de estudio en sus procesos de creación están siempre acompañados de determinados discursos que buscan explicar, fundamentar la existencia del dominio recién creado. La Ciencia de la Información no fue ajena a una situación similar en los momentos en que esta fue gestada.

Uno de los autores que en los años fundacionales elaboró uno de los discursos identificadores del campo, de mayor celebridad y vigencia fue Harold Borko. Este dio a la luz en 1968, en una publicación denominada American Documentation, un artículo titulado Information Science: what is it? (¿Qué es la Ciencia de la Información?), considerado por diversos estudiosos de este campo como el texto que dio las primeras señales sobre el carácter y aspiración del nuevo espacio intelectual. El propósito de estas líneas es lograr una aproximación al examen del texto fundador mencionado, en la medida que este logró expresar, a través de su interrogante, las características, contenidos e intenciones del campo de estudios que se creaba y que casi medio siglo después se sigue considerado como indispensable para comprender lo que significa la Ciencia de la Información.

Los discursos que se elaboran con intenciones referidas a la fundación de una nueva área de estudios no son independientes de la existencia misma de la materia sobre la que se discursa y, en consecuencia, cualquier estudio sobre ese particular tiene que valorar la circunstancialidad histórica en que se inscribe la fundación del campo y los textos que pretenden sustentarlo. Por esto, el estudio que se proyecta tendrá que adentrarse en las coordenadas políticas, sociales, científicas y profesionales en las que se sitúa el nacimiento de la Ciencia de la Información y, por supuesto, los textos fundacionales.

Hay que subrayar que el advenimiento de la Ciencia de la Información ha tenido muchas lecturas, desde diversas perspectivas y enfoques; las notas que se presentan son otra mirada de este acontecimiento que tratará de distanciarse de posiciones que estudian este evento solo en el plano académico, científico y profesional, obviando otras aristas del fenómeno, imprescindibles en un análisis de este corte.

 

¿CÓMO Y POR QUÉ SE ORIGINA LA CIENCIA DE LA INFORMACIÓN?

Se afirma que: "A pesar de que los EE.UU. desempeñaron el papel más prominente en el desarrollo de la Ciencia de la Información (como sucedió con la Ciencia de la Computación), ni los problemas informacionales, ni la Ciencia de la Información son norteamericanos en su naturaleza. Ellos son internacionales o globales. No existe una Ciencia de la Información americana, así como no existe una ciencia de la computación o ciencia cognitiva americanas".1

En cierto sentido, la afirmación anterior es admisible; está claramente identificada la creación —en la década de los años 60 del siglo pasado en la desaparecida URSS— de una disciplina que ellos denominaron "Informatika" y que tenía características y propósitos muy similares a la Ciencia de la Información gestada en EE.UU; pero esta "universalidad" tuvo ciertas particularidades en otros sentidos. Hay una indiscutible excepcionalidad norteamericana, dado que fue en ese contexto geográfico, social, político y cultural, donde primero se postuló y desarrolló un espacio de conocimiento con tal denominación y objeto de estudio y ha sido la tendencia más influyente a escala global. Es a partir de estas consideraciones que estas líneas se centrarán en la versión norteamericana de la Ciencia de la Información, sin que esto implique rechazar campos similares de otras circunstancias. 1962 es el año de constitución formal de la Ciencia de la Información en EE.UU. y este acontecimiento es resultado de una multiplicidad de factores que pueden ser sintetizados a través de términos como: geopolítica, cambio informacional, relaciones con otras materias familiares y demandas sociales.

Ese proyecto está marcado por la excepcionalidad de la época en que se inscribe. Existe cierto consenso en aceptar que la segunda posguerra mundial es un suceso fundamental en este proceso. En este periodo es posible identificar determinados factores que impulsan y sustentan la nueva situación:2

- Conversión de Estados Unidos en el poder económico dominante mundial, con su infraestructura económica y su superestructura académica intactas.

 

- Elevado crecimiento científico y tecnológico, en especial el derivado de la Segunda Guerra Mundial. "La comunidad científica estadounidense participó de manera muy activa en el esfuerzo militar bajo la dirección gubernamental, debido al convencimiento del importante papel que la ciencia podía jugar en el desarrollo de la guerra".3 La hegemonía política transita por el control de la tecnología militar, y los beneficios de la investigación científica que la sustenta tienen un uso casi inmediato en las operaciones bélicas.

 

- La naciente "guerra fría"a y su diversidad de expresiones.

 

- El problema de la explosión de información y la consecuente crisis provocada por la incapacidad para facilitar su acceso y recuperación.

El liderazgo económico de EE.UU. en esos momentos, su crecimiento científico y tecnológico, junto a sus pretensiones geopolíticas, recolocan en un nuevo plano lo que actualmente denominamos fenómenos informacionales. La publicación en 1945, por Vannevar Bushb, de un artículo titulado As we may think (Cómo debemos pensar) logra poner en escena un fenómeno antes desconocido: la problemática de la explosión de información como consecuencia del creciente desarrollo científico y tecnológico de ese momento; asimismo, propone una de las soluciones claves a ese problema: la utilización de las posibilidades de las recién creadas tecnologías. Este diagnóstico fue medular por su oferta de solución al creciente exceso de información.4 No parecen existir dudas de que, desde la aparición de este artículo en 1945 hasta la constitución formal de la Ciencia de la Información en 1962, se producen un conjunto de eventos que van a marcar la concreción de este espacio de conocimiento.

Uno de los indicios del cambio informacional de la época se muestra en la constitución de la "Documentación" y el establecimiento de la "Recuperación de Información" como disciplinas-respuesta a la nueva coyuntura; la primera en 1934 y la última en 1950, ambas a mayor o menor distancia temporal de la situación que se examina, pero expresivas de un cisma y una pérdida de la hegemonía del campo bibliotecológico.

La opción documental europea se hace presente en este contexto con la creación del American Documentation Institute (ADI)c en 1937, organización que pese a su denominación no era precisamente la plasmación de las ideas de Paul Otletd en EE.UU. En resumen, "Al contrario que en la Europa continental, el movimiento documental europeo encabezado por Paul Otlet y Henri La Fontaine no alcanzó demasiado éxito en EE.UU".3 A pesar de las observaciones anteriores, es innegable que uno de los antecedentes del campo por crear fue la Documentación, en la medida que esta disciplina fue una respuesta a la explosión documental que se desarrolló en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial y que también postulaba las limitaciones de la Bibliotecología tradicional para enfrentar esa nueva realidad.

El segundo antecedente-respuesta a la situación planteada fue la aparición en 1950 de la Information Retrieval o Recuperación de Información en EE.UU que se propuso abordar "los aspectos intelectuales de la descripción de información y sus especificaciones para la búsqueda, además de cualquier sistema, técnica o instrumento que se utilice en la operación".5 La "recuperación de información" en EE.UU. se convirtió en uno de los intentos más sólidos que se crearon con el fin de enfrentar la problemática detectada por V. Bush y que logró demostrar la entrada de las tecnologías recién fundadas en el desafío de la avalancha informacional generada en esa época.

Los problemas develados por V. Bush en 1945 respecto a la particular situación informacional de la segunda posguerra mundial y su consiguiente y explosivo desarrollo científico y tecnológico, impulsores de una explosión de información sin precedentes para la época, generaron un buen número de conferencias y congresos en EE.UU. y también fuera de ese país, donde se reunieron bibliotecarios, documentalistas, científicos, funcionarios gubernamentales, entre otros, que debatían y buscaban soluciones al nuevo problema. Así se celebró en Gran Bretaña la Royal Society Scientific Information Conference en 1948, que fue la primera gran conferencia dedicada a esos temas, al igual que en 1958 se realiza en EE.UU. la International Conference on Scientific Information con iguales propósitos. Pero en el conjunto de conferencias y congresos celebrados en la época, de particular importancia en este estudio, se realizan entre octubre de 1961 y abril de 1962 las notorias conferencias en el George Institute of Technology (Georgia Tech) en EE.UU., conocidas como Conferences on training science information specialists. En este encuentro se estableció formalmente la existencia de un nuevo campo de conocimiento: la Ciencia de la Información.6  Entre los temas más relevantes de las conferencias del Georgia Tech estaban la discusión de los aspectos pedagógicos de la formación de los profesionales necesarios en la nueva área y la sistematización de la primera definición del enunciado denominado "Ciencia de la Información".

De modo que la génesis de la Ciencia de la Información en EE.UU. es explicable desde la confluencia de varios factores que impulsaron su aparición. La segunda posguerra mundial y sus implicaciones para ese país, junto al relevante desarrollo científico-técnico generado y la explosión informacional subsiguiente, aunado al carácter económico y estratégico-militar de la información para las instancias de poder, hicieron necesaria la búsqueda de soluciones para enfrentar el imprescindible acceso y recuperación de la información existente. Todo esto instala un debate académico y profesional expresado en los diferendos bibliotecarios y los intentos de encontrar soluciones desde visiones como la Documentación y otras perspectivas, añadiéndose la incorporación de las invenciones tecnológicas de la época que resultaron posibles soluciones a las nuevas necesidades. Desde ese entramado surge la opción que situó la necesidad de un nuevo campo de estudios que asumiera como área del saber esta problemática.


HAROLD BORKO Y SU "INFORMATION SCIENCE: WHAT IS IT"?

Uno de los propósitos medulares de las conferencias celebradas en el Georgia Tech en los años 61 y 62 fue intentar sistematizar la nueva área de conocimiento: la Ciencia de la Información. El evento fundacional de la Ciencia de la Información fue el marco específico del cual emanan las consideraciones desarrolladas ulteriormente por Harold Borko en 1968. Por eso, es conveniente registrar algunos datos sobre los rasgos de esa primera comunidad profesional del campo propuesto. De los 59 participantes en esas conferencias, 13 eran profesionales del Georgia Tech, 19 estaban vinculados a varias universidades de ese país y 27 se dedicaban al trabajo bibliotecario, como profesores, bibliotecarios o directores de bibliotecas. Los profesores universitarios asistentes se dedicaban a las ingenierías y a las ciencias naturales; a su vez, la mitad de los bibliotecarios ejercían sus actividades en bibliotecas dedicadas al campo de la ciencia.7

Harold Borko (1922-2012) participante significativo de las conferencias del Georgia Tech y autor de uno de los textos fundacionales de la Ciencia de la Informacion, publica en el año 1968 el artículo Information Science: what is it? considerado el texto que mejor resume las ideas existentes en ese momento sobre el campo recién creado. En él busca responder la pregunta formulada. Una descripción del documento en cuestión nos muestra que el autor, en forma sintética (tres páginas en el artículo original), desarrolla su exposición en varios epígrafes titulados: Introducción, Definición, La necesidad de una ciencia de la información, Investigación y aplicaciones de la ciencia de la información, Resumen, Referencias. Es decir, solo es una presentación de los elementos esenciales que permiten identificar y sustentar mínimamente la propuesta que se realiza y en correspondencia con los principios formulados en las conferencias mencionadas.

Uno de los elementos centrales en cualquier aspiración a la constitución de un dominio de conocimiento es delimitar lo que sustantivamente es distintivo en el campo de que se trate. El texto elaborado por Borko precisa que entre sus objetivos está el esclarecer a la comunidad profesional de ese tiempo el significado de la expresión Ciencia de la Información y para esto se sirve de definiciones previas elaboradas por Robert Taylore en artículos precedentes, que se propone sintetizar. La definición de la nueva materia establecía que la Ciencia de la Información "(...) investiga las propiedades y comportamiento de la información, las fuerzas que rigen su flujo y los medios de procesarla para su óptima accesibilidad y aprovechamiento".8 A su vez, se añade que "(...) es una ciencia interdisciplinaria derivada o que está relacionada con la Matemática, Lógica, Lingüística, Psicología, Tecnología de la computación, Investigación operacional, Artes gráficas, Comunicación y la Bibliotecología"8 y precisa que "...tiene componentes de ciencia pura dado que investiga su objeto sin considerar sus aplicaciones, y un componente de ciencia aplicada, dado que desarrolla servicios y productos".8

Sin duda, los enunciados anteriores expresan elementos fundamentales en este intento de definición que el autor propone. Es decir, objeto de estudio, perfil interdisciplinario y carácter dual como ciencia, son los tópicos esenciales de esta aproximación. El examen de los aspectos antes enunciados genera algunas interrogantes y criterios: "(...) Hay una gran dosis de ambigüedad en los términos definitorios: ¿Qué propiedades son esas que la Ciencia de la Información investiga? Qué se entiende por flujo informacional? Qué fuerzas son esas que lo rigen? Qué es una ciencia interdisciplinar?...".9

Las interrogantes antes formuladas resumen aspectos claves que el texto de Borko promueve. La definición que propone del nuevo campo de estudios es más bien el conjunto de acciones que es posible realizar desde esa perspectiva, pero confunde acciones con el objeto de estudio que debía proponerse. El sustantivo "información" que acompaña las acciones, no es definido y se agudiza la imprecisión en tanto no clarifica a qué tipo de información se refiere: ¿se trata de la información en general o de la información científica y técnica?

No obstante, debe apuntarse que, a pesar de las limitaciones señaladas, las proposiciones de Borko colocaron en el escenario del momento uno de los elementos más notables de su estudio: el lugar otorgado a la información. En primer lugar, hizo visible que el nuevo campo sería capaz de dar respuesta a uno de los problemas que justificaron el nacimiento de este espacio: la explosión informacional y el carácter estratégico de la información. De otra parte, al convertir a la información en el centro de gravedad de su discurso, ubicó desde ese momento ese objeto en lo medular de la Ciencia de la Información de su tiempo y el canon del campo para todas las épocas. De otra parte, la definición presentada declara el carácter de "ciencia interdisciplinar" del nuevo campo de estudios, tópico que desde ese momento es eje de múltiples polémicas, no solo por lo que apunta Borko, sino también por otros autores que a lo largo de la historia de este espacio han elaborado criterios sobre este particular.

El nacimiento del movimiento interdisciplinar es contemporáneo con la fundación de la Ciencia de la Información. Los años 60 y 70 del siglo XX inician los cuestionamientos al enfoque disciplinar como forma organizativa de la producción de conocimiento. Fragmentar, parcelar el examen de la realidad es el rasgo que por excelencia distingue a las disciplinas. La nueva visión interdisciplinar busca establecer alguna relación o integración entre diferentes disciplinas. Pretende superar el esquema anterior; en esencia, es un proceso de vínculos entre disciplinas o campos de conocimiento en función de un problema compartido. Es un nivel de integración, en el que se establecen interacciones entre dos o más disciplinas.10

La Ciencia de la Información de H. Borko se adscribe a esta última, donde señala con qué zonas de estudio se vincularía el área informacional. Pero, el aspecto más polémico de este aspecto son las relaciones que se proponen con la Bibliotecología y la Documentación. Es decir, enfatiza que es una ciencia interdisciplinar derivada de, y relacionada con la Bibliotecología, entre otras áreas; de hecho, explicita que su origen está en la disciplina mencionada. En el mismo texto apunta que: "...la Bibliotecología y la Documentación aplican aspectos de la Ciencia de la Información, técnicas y procedimientos usados por esta".8 Con esto, asoma un segundo problema: la postulación de la Ciencia de la Información como el área tributaria de las demás. Este aspecto introduce un tópico que dura hasta nuestros días, las relaciones entre las áreas de estudio del campo informacional, aunque debe insistirse que este tema es solo presentado y no fundamentado en el texto que examinamos.

Es posible afirmar que las relaciones interdisciplinares propuestas por H. Borko en 1968 son uno de los tópicos de mayor trascendencia para la Ciencia de la Información en varios sentidos: uno de ellos, es que las propuestas interdisciplinarias elaboradas por varios autores a lo largo de la historia del campo, si bien han colocado nuevas materias expresivas del desarrollo científico de otros tiempos, siempre han mantenido aquellas que son medulares en el pensamiento del autor estudiado. Otro, es la significativa presencia en el listado borkiano de materias como: la psicología y las tecnologías computacionales, entre otras. La presencia de la psicología no parece ser solo por la condición de psicólogo de este autor, sino por la identificación de alguna manera de la figura del sujeto en esta nueva realidad, aunque también es cierto que esa presencia de lo humano va a estar mediada por la restrictiva visión de lo humano de la tendencia psicológica dominante en la época del autor: la psicología conductista. Esta limitada entrada del usuario en la Ciencia de la Información ha sido desde ese momento una constante del campo. Al igual que la ubicación de las tecnologías computacionales, de marcada visibilidad en la "recuperación de información", tópico de alta relevancia en este espacio, es una clara muestra de la necesidad en esta área de estudios del ingrediente tecnocomputacional, pues se evidencia que la problemática informacional es impensable sin ese componente.

Sin embargo, en el fenómeno interdisciplinario en la Ciencia de la Información del ideario de Borko es consustancial el diálogo entre disciplinas a la existencia misma de esta área de conocimiento, solo que la argumentación sustentadora de esa postura resulta frágil y "(...) no tuvo consecuencias epistemológicas importantes para la Ciencia de la Información en estos primeros años. Tal característica fue utilizada, sobre todo, para justificar la actuación, en el campo, de personas provenientes de las más variadas disciplinas científicas (...). Estudios más rigurosos sobre la idea de interdisciplinariedad (de la necesaria existencia de un proceso teórico y conceptual de a dos manos entre las disciplinas involucradas) comenzaron a diagnosticar la inexistencia de prácticas interdisciplinares entre la Ciencia de la Información y las demás ciencias, en la medida en que la Ciencia de la Información tomaba en préstamo conceptos y métodos de otros campos, sin hacerse notar por ellos".11

La creación de un cuerpo de conocimientos con la denominación de Ciencia de la Información estuvo acompañada de la necesaria tipificación o caracterización. Así en la definición de Ciencia de la Información establecida por el autor se contempla el carácter de este dominio y calificado con un doble perfil: ciencia pura y ciencia aplicada. En pocas palabras, la denominación de ciencia al nuevo dominio y la dualidad que le establece este autor, nos conduce a determinadas reflexiones. El ambiente cultural y científico en que se produce el texto examinado tiene un rasgo distintivo: predomina la concepción de ciencia establecida por la modernidad. La ciencia moderna, desde el siglo XVII, y su modelo de racionalidad aplicado en las ciencias naturales, fija el patrón de comprensión para la ciencia de la época, en la que la objetividad y la mensurabilidad son sus marcas de autenticidad. El éxito de la ciencia moderna como estudio del conocimiento y su comprensión de los fenómenos naturales fue tan notable, que la convirtió en modélica. Cualquier conocimiento con pretensiones de cientificidad solo era legitimado si concordaba con los rasgos establecidos por este esquema.2 Los incuestionables resultados alcanzados por la ciencia moderna prestigiaron el conocimiento que ofrecía este campo; por eso, un dominio de conocimiento denominado ciencia era no solo garantía de obtener conocimientos objetivos y verdaderos, sino también una forma de alcanzar el prestigio social propio dentro de las ciencias establecidas.

El discurso de Borko es consecuente con las consideraciones anteriores. Si bien, este autor no se extiende sobre este aspecto, sus referentes culturales y los de la comunidad académica y profesional de su entorno lo condujeron a postular una Ciencia de la Información desde esa tónica. Este aspecto inaugura un debate vigente en nuestro tiempo: estamos ante un campo de carácter solo tecnológico o estamos ante una ciencia social. Esta dicotomía marca los desarrollos actuales de este campo de estudios.5

Los restantes epígrafes del artículo de Borko desarrollan lo enunciado en los títulos, y, en consecuencia, ofrecen un conjunto de argumentaciones que evidencian y justifican la necesidad de una Ciencia de la Información, así como su carácter de espacio investigativo y con aplicaciones concretas. Ofrece en el texto mencionado un conjunto de razones que justifican la necesidad de una Ciencia de la Información y para esto se centra en las implicaciones del elevado desarrollo científico y técnico y la imperiosa necesidad de una respuesta informacional a esta nueva situación. Establece que los dispositivos institucionales establecidos son útiles, pero insuficientes para enfrentar las nuevas circunstancias. En síntesis, considera que el elevado desarrollo científico y técnico, la rápida obsolescencia del conocimiento existente en esos campos y el elevado número de revistas científicas técnicas hacen altamente necesario la existencia de un campo de estudios que asuma esta cambiante situación.8

Consecuente con su afirmación de que la Ciencia de la Información tiene el carácter de ciencia pura y ciencia aplicada, en la parte final de su artículo examina el papel de la investigación y de su aplicación. Por eso, afirma que "la investigación de la ciencia de la información investiga las propiedades y la conducta de la información, el uso y la transmisión de la información, y el procesamiento de la información para el almacenamiento y la recuperación óptimos. Los estudios teóricos no deben, y de hecho no tienen lugar en el vacío. Hay una interacción entre la investigación y la aplicación, entre la teoría y la práctica".8 Esta última consideración pretende subrayar su convencimiento de que no solo se aspiraba a solucionar los diversos problemas informacionales en el orden práctico, sino que también se buscaba la implementación de un campo de conocimiento con las exigencias establecidas por los cánones de su época.

El examen realizado ha permitido identificar y valorar críticamente un texto de los que deben ser considerado como imprescindible en el campo informacional. H. Borko fue capaz de colocar no solo los temas identificadores del campo, sino también las razones que justifican su existencia y creación.



CONCLUSIONES

La Ciencia de la Información se originó y desarrolló bajo el imperativo del cambio de papel de la información en la sociedad y determinantes circunstancias económicas, políticas, tecnológicas y científicas derivadas de la segunda posguerra mundial. Esta conexión está en la base de la génesis histórica de este campo. La elaboración de los primeros discursos identificadores y legitimadores del nuevo campo de estudio tuvo a Harold Borko como uno de sus primeros autores, del cual examinamos su artículo paradigmático "Information Science: what is it"?

La Ciencia de la Información propuesta buscó establecer un campo de estudios nuevo y de una u otra manera fue consecuencia de las disciplinas informativas y documentales precedentes. Mostró ser una de las expresiones del sustantivo cambio informacional que se produce en ese tiempo. El texto fundacional elaborado por Harold Borko expresa los temas esenciales de la recién creada Ciencia de la Información en EE.UU. Su valor histórico no debe entenderse exclusivamente como el primer discurso de ese cuerpo de conocimiento, sino también, como una sistematización de un campo de estudios, de elevada incidencia en su desarrollo ulterior, medible en que la Ciencia de la Información de este tiempo y sus nuevas visiones giran a mayor o menor distancia de las proposiciones de este autor.

La conversión de la información en objeto de estudio de un campo especifico, solo es posible si el sustantivo impacto de ese objeto en la sociedad lo justifica. Sistematizar el tratamiento académico de este tópico le cupo a Harold Borko, quien colocó en escena uno de los problemas esenciales de nuestro tiempo. Las limitaciones de algunas de las propuestas del autor examinado no invalidan su significación histórica. La definición borkiana sigue siendo después de casi medio siglo un referente obligado en el campo de las Ciencias de la Información.

 

CONFLICTO DE INTERESES

El autor declara que este trabajo no presenta conflicto de intereses.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Saracevic T. Ciência da informação: origem, evolução e relações. Perspectivas em Ciência da Informação. 1996 [citado 10 agosto 2015];1(1):41-62[aprox 22]. Disponible en: http://www.brapci.inf.br/_repositorio/2010/08/pdf_fd9fd572cc_0011621.pdf

2. Linares R. La Ciencia de la Información y sus discursos. Hélice. Rev Venez Cienc Inform. 2009 [citado 15 octubre 2015];1(1):[aprox 20] . Disponible en: http://www.cidtec.luz.edu.ve/images/stories/helice/v1n1/articulos/la_ciencia_de_la_informacion_y_sus_discursos.pdf

3. Fernández-Molina JC. De la documentación a la Information Science: antecedentes, nacimiento y consolidación de la "Ciencia de la Información" en el mundo anglosajón. Bol Asoc Andal Bibliot. 1993;33:41-60.

4. Bush V. As we may think. The Atlantic Monthly. 1945;176(1):101-8.

5. Saracevic T. Information science. J Am Soc Inform Sci Technol. 1999;50(12):1051-63.

6. Ribeiro García JC. Conferências do Georgia Institute of Technology e a Ciência da Informação: "de volta para o futuro". Informacao & Sociedade. 2002 [citado 13 octubre 2015];12(1):[aprox 16]. Disponible en: http://www.ies.ufpb.br/ojs/index.php/ies/article/view/153/147

7. Ferry de Moraes A. Os Pioneros da Ciencia da Informacao os EUA. Rev Informacao & Sociedade. 2002 [citado 1 agosto 2015];1(15):[aprox 15]. Disponible en: http://www.ies.ufpb.br/ojs/index.php/ies/article/viewFile/144/138

8. Borko H. Information science: what is it? Am Document. 1968;19(1):3-5.

9. Silva AM. Ciência da Informação e comportamento informacional. Prisma.com. 2013 [citado 10 noviembre 2015];21:1-61:[aprox 61]. Disponible en: http://revistas.ua.pt/index.php/prismacom/article/view/2659

10. Guzmán M. El fenómeno de la interdisciplinariedad en la ciencia de la información: contexto de aparición y posturas centrales. ACIMED. 2005 [citado 15 octubre 2015];1(17):[aprox 17]. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol13_3_05/aci05305.pdf

11. Ávila CAÁ. O que é Ciência da Informação? Informaç Informaç. 2014 [citado 10 diciembre 2015];19:01-30:[aprox 30]. Disponible en: http://www.uel.br/revistas/informacao

 

 

Recibido: 17 de enero de 2015.
Aprobado: 3 de febrero de 2015.

 


Radamés Linares Columbié. Dpto. de Ciencias de la Información. Universidad de La Habana. La Habana, Cuba. Correo electrónico: radames@fcom.uh.cu


a Guerra Fría (1947-1991). Este concepto designa esencialmente la larga y abierta rivalidad que enfrentó a EE.UU. y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y a sus respectivos aliados tras la Segunda Guerra Mundial. Dicho conflicto fue la clave de las relaciones internacionales mundiales durante casi medio siglo y se libró en los frentes político, económico y propagandístico, pero solo de forma muy limitada en el frente militar. 

b Vannevar Bush (1890-1974). Científico y político norteamericano. Fue uno de los precursores de la Ciencia de la Información anglosajona. Publicó en 1945 un artículo denominado "As we my think" (Como debemos pensar) considerada una reflexión premonitoria acerca del papel de la información en el desarrollo científico y tecnológico. 

c En 1969 cambia su nombre por el de American Society for Information Science. (ASIS).

d Paul Otlet (1868-1944) Belga. Creador y fundador de la Documentación. El primero en utilizar el término documento, subrayando el valor del contenido, anticipando y previendo la omnipresencia de la información más allá de los soportes.  Autor de una de las obras cumbres del terreno informacional, el Tratado de Documentación, publicado en 1934.

e Robert Taylor (1918- 2009). Considerado el primer autor norteamericano que sistematizó los principios esenciales de la naciente  Ciencia de la Información del cual se derivó el texto que examinamos.

 

DOI: http://dx.doi.org/10.36512/rcics.v27i3.931.g592

Copyright (c) 2016 Radamés Linares Columbie

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.