Una red social para la ciencia que cobra notoriedad creciente

EDITORIAL

 

Una red social para la ciencia que cobra notoriedad creciente

 

A social network for the science that acquires growing significance

 

 


 

Entre las redes sociales, acerca de las cuales nuestra revista destinó un reciente editorial (http://www.rcics.sld.cu/index.php/acimed/issue/view/19), nos interesan muy especialmente aquellas especializadas en el proceso de poner en contacto a los investigadores científicos. Las más específicamente llamadas "redes sociales profesionales" son varias las que conciernen a la ciencia (por ejemplo, Academia.edu, Mendeley y Google Scholar Profile). Pero, probablemente, la más conocida y extendida (300 millones de miembros), por la exitosa campaña de marketing desarrollada desde su fundación en 2002, es "Linkedin" (http://www.linkedin.com). Por su conducto, dicho en esencia, la empresa facilita a los miembros no necesariamente del ámbito académico que comuniquen a sus pares sus perfiles profesionales y pone en circulación sus habilidades con vistas a conseguir posibles contrataciones, o integrarse en negocios acordes con sus capacidades. Está lejos de ser, por tanto, una red propiamente científica.

Sin embargo, una red que sí tiene ese carácter y que destaca especialmente por su amplísimo abanico de prestaciones, su amigabilidad,  la cual ha ganado notoriedad de manera impetuosa frente a estas otras alternativas, es ResearchGate (http://www.researchgate.net). Es una plataforma concebida para promover el conocimiento mutuo de los investigadores en las más diversas áreas, pero también y sobre todo para incentivar un intercambio profundo de ideas entre ellos. Se ha dicho que es una mezcla entre Facebook, Twitter y Linkedin, en la que los investigadores comparten sus reflexiones, resuelven dudas y hallan posibles colaboradores para sus proyectos.

Fundada en 2008 por dos médicos y un especialista en informática, cuenta hoy con millones de miembros. Descubrir sus numerosas potencialidades —algo que desborda el afán del presente editorial— es en sí mismo un ejercicio atractivo. Unirse a la red no tiene costo alguno y basta tener una dirección electrónica institucional. El usuario descubrirá enseguida la capacidad que este recurso ostenta para identificar automáticamente los trabajos de su autoría publicados en la red; lo hace mediante un poderoso algoritmo que garantiza que los hallazgos sean prácticamente independientes del modo en que dichos trabajos hayan sido firmados (con uno o dos apellidos, con o sin iniciales, haya sido hecho en solitario o en coautoría con otros colegas, etc.). Además de almacenar automáticamente dichas contribuciones (y convertirse así en un fabuloso repositorio), el usuario recibe una valoración numérica de su "reputación académica" basada tanto en los trabajos publicados, como en las demandas que de ellos se hace y en el grado de participación que tenga en el proceso de dar soluciones a las preguntas de otros usuarios. Tales rasgos son, simplemente, excepcionales.

Una presencia y participación consistente y sólida en esta red por parte de los profesionales de la información en materia de salud resultaría a todas luces bienvenida. La Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud insta a todos sus lectores a que visiten este sitio y valoren por sí mismos sus notables atractivos.

Dr. C. LUIS CARLOS SILVA AYÇAGUER
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas-Infomed.
La Habana, Cuba. Correo electrónico: lcsilva@infomed.sld.cu

 

 

 

DOI: http://dx.doi.org/10.36512/rcics.v25i3.653.g416

Copyright (c) 2015 Luis Carlos Silva Ayçaguer

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.